CaEs

Inteligencia emocional y coaching


por Roser Claramunt, 21-11-13 en Blog de Roser Claramunt, Inteligencia emocional.

coaching -kaizen singular
La neurociencia ya ha demostrado la plasticidad del cerebro a lo largo de nuestra vida, y su cambio de estructura en función de cómo lo entrenamos, cómo lo activamos, nuestros pensamientos y nuestras acciones.  Esto es una buena noticia, porque nos ofrece la oportunidad y capacidad de aprender e incrementar nuestra inteligencia a lo largo de toda nuestra vida.

Con esta entrada, inicio una serie de artículos sobre algunas tipologías de inteligencia que tienen relación con el proceso de coaching.

Empezaremos hablando de la inteligencia emocional. Distintos investigadores han trabajado el concepto de la inteligencia emocional. No obstante, es a partir de 1995, cuando se popularizó este término, gracias a la publicación del famoso libro “La Inteligencia emocional. ¿Por qué puede importar más que el cociente intelectual?, escrito por el psicólogo norteamericano Daniel Goleman.

Según Goleman la inteligencia emocional es: “La capacidad humana para reconocer sentimientos en uno mismo y en otros, siendo hábil para gestionarlos adecuadamente”.  Por lo que, tiene dos dimensiones:

1. Inteligencia emocional intrapersonal que incluye las capacidades de auto-conciencia, autorregulación , automotivación, autoestima.
2. Inteligencia emocional interpersonal que incluye las capacidades de empatía, fomento de la  expresión emocional, asertividad, resolución de conflictos.

Ser inteligentes emocionalmente implica, por tanto, manejar lo mejor posible 5 habilidades, las cuales tienen mucho que ver con el coaching:
1. Conocimiento de las propias emociones
2. Control de las emociones
3. Automotivación
4. Reconocimiento de las emociones de los demás: empatía
5. Habilidades sociales

El nivel de dominio de estas habilidades es decisivo en el progreso de la persona, para crecer personal, social y profesionalmente.  Todos sabemos que la vida en familia, constituye nuestra primera escuela para el aprendizaje emocional. Y no sólo a través de lo que como padres y madres decimos a nuestros hijos,  sino también a través de los modelos que mostramos a la hora de manejar nuestros propios sentimientos como adultos en nuestras relaciones familiares.

El coaching y la inteligencia emocional, tienen una finalidad común, que es mejorar los objetivos, los resultados que nos proponemos (en el ámbito que sea), y hacerlos crecer continuamente.  No importa el qué, sino el cómo y el para qué hacemos las cosas o actuamos de un modo u otro.

Y ambos conceptos están muy interrelacionados.  En este sentido, un proceso de coaching, genera autoconocimiento y automotivación para la persona que vive el proceso y que son claves para que pueda llevar a cabo los distintos pasos que le conducirán a la consecución de su objetivo.  Por otro lado, un proceso de coaching siempre contribuye a la mejora de nuestras habilidades socio-emocionales, independientemente que el objetivo del proceso sea concretamente la mejora de alguna de dichas habilidades o no.

Empecemos por un pequeño paso, con o sin ayuda de un profesional, para mejorar la gestión de las emociones: identificar (ponerles nombre) nuestras emociones en el momento que surgen e identificar las emociones de los demás sin juzgar.  Nos conoceremos mejor nosotros mismos y a los demás, y comprobaremos de qué forma contribuye a mejorar nuestra inteligencia emocional, y por ende, nuestras relaciones interpersonales.  Recordemos que si cambiamos nosotros primero, cambian nuestras relaciones y nuestro entorno.

Como dice uno de mis proverbios chinos preferido, “No tengas miedo de los cambios lentos, sólo ten miedo de permanecer inmóvil”.

Artículo original escrito por Roser Claramunt (@kaizensingular)

¿PARTICIPAS?

¿Identificas conscientemente tus emociones y las de los demás?
¿Puedes auto-motivarte para lograr un objetivo?
¿Qué hábitos practicas para conseguir tus objetivos?

COMPÁRTELO

No hay comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



10 estrategias para dejar de procrastinar y reducir el estrés

Utilizar estrategias para dejar de procrastinar nos ayudará a reducir el estrés.  La procrastinación es el hábito de retrasar...

¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?

La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin...

Cómo cambiar hábitos con la PNL (programación neurolingüística)

Un hábito es una costumbre interiorizada, que hace referencia a acciones cotidianas o a patrones de conducta....

14 hábitos de las personas que gestionan mejor el estrés y la ansiedad

Generar un hábito requiere paciencia y constancia, aunque la ventaja es que una vez adquirido, ya es más fácil...