CaEs

Incertidumbre y cambio: ¿Cómo enfocar tu atención y energía de forma útil?



zona influencia · enfocar atención · Roser Claramunt

En momentos de incertidumbre y cambio, enfocar la atención y la energía en aquello que depende de nosotros, es imprescindible para reducir el miedo y la ansiedad, ser proactivos y hacer que las cosas sucedan.

La proactividad se define como la actitud en la que las personas u organizaciones asumen el pleno control de su conducta de modo activo, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. Quien acuñó esta palabra fue el neurólogo y psiquiatra Vicktor Frankl, que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro “El hombre en busca de sentido” en 1946 y que te recomiendo encarecidamente si aún no lo has leído. Más tarde, fue Stephen Covey, quien gracias a su exitoso libro “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”, popularizó el concepto, a trevés de los círculos de atención/control, de influencia y de preocupación o no control.  Covey analizó los hábitos que diferenciaban las personas efectivas de las no efectivas, y se dio cuenta que las personas proactivas que centraban su esfuerzo en lo que sí podían hacer, conseguían mejores resultados a nivel personal y profesional.

Para tomar conciencia de nuestro nivel de proactividad podemos preguntarnos en qué invertimos nuestra atención, tiempo y energía. Todos tenemos diversas preocupaciones: salud, trabajo, economía familiar, educación de los hijos, deuda pública, las noticias de los informativos, etc.  Si las analizamos todas, comprobaremos que muchas de ellas están fuera de nuestro control y otras sobre las que sí podemos actuar directamente o influenciar a través de otras personas.

Los problemas, retos o situaciones que afrontamos habitualmente, están en una de estas tres zonas:

  • Zona de control directo o círculo de atención: Implica nuestra propia conducta, lo que depende de nosotros mismos directamente y es donde debemos dedicar nuestra energía, tiempo y atención.  Aquí es dónde deberíamos dedicar la mayor parte del tiempo.
  • Zona de control indirecto o círculo de influencia. Podemos influenciar a otras personas para que actúen de forma distinta, movilizándonos, sumándonos a causas concretas, para tener un impacto en una situación en la que hay una parte que depende de la otra persona o de los demás.  Aquí es donde deberíamos dedicar una parte de nuestro tiempo.
  • Zona de no control o círculo de preocupación.  Situaciones o problemas acerca de los cuales no podemos hacer nada en un momento concreto, como por ejemplo, los hechos pasados, la incertidumbre en determinados contextos, etc.. Aquí es donde deberíamos dedicar el mínimo tiempo posible. En este caso, lo que debemos analizar y decidir es qué aspectos podemos traspasar a la zona de influencia o de atención/control, para empezar a planificar acciones para solucionarlo. Y, algunas de las preguntas que nos podemos hacer son:

          1. ¿Qué puedo hacer para solucionar esta situación, o para contribuir a que esta situación concreta mejore?

          2. ¿En qué porcentaje depende de mí?

          3. ¿Qué apoyo –personas o recursos – necesito para hacerlo?

          4. ¿Qué haría si no tuviera miedo?, ¿Qué haría si no hubiera consecuencias?

          5. ¿Cuál es el primer paso? ¿Cuándo y cómo lo voy a hacer?

Si centramos nuestros esfuerzos en aquellas cosas donde sí podemos actuar o influenciar, estaremos haciendo un buen uso de nuestra energía, tendremos mayor sensación de control de la situación, estaremos ampliando nuestro campo de acción y de influencia, y por tanto, estaremos reduciendo la intensidad del círculo de preocupación o zona de no control.  De esta forma, aumentamos nuestra capacidad de resiliencia y tendremos mejor gestión emocional de las situaciones a las que debamos enfrentarnos.

En cambio, si nos centramos en cosas que están dentro del ámbito de preocupación, nos abandonamos, bloqueamos y nos quedamos sin energía para actuar donde sí tenemos control directo.

En función de la zona donde centremos los esfuerzos y energía, seremos personas predominantemente proactivas o personas predominantemente reactivas:

Las personas que actúan de forma PROACTIVA, centran sus esfuerzos en el círculo de control y de influencia, se dedican a las cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Toman su propia responsabilidad, son positivas, actúan con planificación. Amplían el círculo, generando energía positiva que al combinarse con mayor dedicación de tiempo y acción en las áreas en las que pueden actuar, y por tanto, alimentan la sensación de control, gestionando mejor las emociones y reduciendo el malestar y/o ansiedad que provoca la incertidumbre.

Las personas que actúan de forma REACTIVA, centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación, enfocándose en la culpa a otras personas, en los problemas del contexto, las quejas y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. Se centran en todo lo externo generando energía negativa que al combinarse con la menor dedicación de tiempo y acción en las áreas en las que se puede hacer algo, causan una reducción del círculo de influencia o de atención.

Nuestro cerebro está diseñado para sobrevivir, y se anticipa en el escenario más negativo para protegernos y para que podamos adaptarnos.  Pero como dice nuestro admirado doctor y conferenciante Mario Alonso Puig:Cuando sintamos miedo ante lo desconocido, el peligro o la simple incertidumbre. La primera de las estrategias que podríamos emplear, sería la de no enfocarnos en lo que podemos perder, sino en lo que podemos llegar a ganar.”

SI TE HA SIDO ÚTIL, PUEDES COMPARTIRLO. Gracias.

No hay comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Nadie es perfecto: 3 pasos para dejar de culparse

Nadie es perfecto o perfecta. Y, no obstante, nos obsesionamos con serlo.  Querer...

No te rindas, poema anónimo erróneamente atribuido a Mario Benedetti

«No te rindas» es un poema anónimo que en diversas publicaciones se ha atribuido erróneamente a Mario Benedetti.  De...

Teletrabajo con hijos en casa: Cómo maximizar productividad y convivencia

Maximizar productividad y a la vez una buena convivencia, haciendo teletrabajo con hijos a casa, es...

12 consejos: prevenir la ansiedad por la incertidumbre del COVID19

La gestión de la incertidumbre es clave en la prevención de la ansiedad, en la situación...