CaEs

¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?



La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin dejarnos manipular por la otra persona y sin que manipulemos nosotros, es decir, buscando en todo momento, el equilibrio y el respeto entre las dos personas. Una actitud pasiva o agresiva, que serían los modelos de comunicación no asertivos, nos conduce a la discusión, malestar y conflictos internos y también con los demás.

A menudo, con las personas que tenemos más cerca y que más queremos, en casa, dentro del entorno familiar o con la pareja, sea porque tenemos mucha confianza, sea por costumbre o por la convivencia y rutinas diarias, nos cuesta ser asertivos, hablar de forma amable, o comunicarnos de forma consciente, y a veces podemos decir cosas de las cuales después nos arrepentimos, o generar conflictos y malentendidos innecesarios.

Hoy revisaremos 10 cosas que podemos hacer para conseguir una comunicación más asertiva y más consciente en casa.

1. EMPATIZAR ESCUCHANDO ACTIVAMENTE
Ponerse en el lugar del otro, intentar comprender realmente lo que el otro pretende explicar. Intentar compartir emociones. Colocarse en el lugar del otro implica escuchar con atención, no en función de lo que se quiere contestar. Se trata de hacer realmente eficaz el diálogo.

2. DISTRIBUIR Y PACTAR TAREAS DIARIAS
Definir y consensuar responsabilidades y normas , en la medida de su importancia y de las posibilidades y aptitudes de cada persona. Se puede plantear probar durante unos días determinados, y volver a valorar si hay que hacer algún cambio o adaptación según los resultados, dificultades, etc.

3. TOMA DE DECISIONES
Realizar una toma conjunta de decisiones utilizando el diálogo.

4. SUSTITUIR LA QUEJA POR LA PETICIÓN
Tenemos todo el derecho a pedir ayuda para aquello que necesitamos siempre que no implique hacer daño al otro. Todos tenemos necesidades y todas son igual de importantes. La queja no aporta soluciones y desgasta la relación, la petición bien hecha mejora la eficacia de la comunicación.

5. CUIDAR LA COMUNICACIÓN NO VERBAL, MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS
Atender al gesto, la postura, el tono de voz, observar como está la otra persona, para modular nuestra comunicación de forma pertinente.

6. APRENDER A HACER CRITICAS
Criticar no implica atacar al otro ni despreciarlo. Aprender a decir lo que nos gustaría del otro, en primer lugar entendiéndolo y mostrando empatía, y después expresando nuestro deseo de cambiar ciertas conductas, con el fin de que la relación sea óptima.

7. APRENDER A RECIBIR CRITICAS
Entender el punto de vista de la otra persona, razonando los posibles desacuerdos. No tomarse las cosas personalmente. Por un lado, todos tenemos el derecho a equivocarnos, y por otro,, a menudo una crítica de alguien que nos quiere es una oportunidad de mejora y crecimiento como personas.

8. RECONOCER LOS ERRORES PROPIOS y REFORZAR El ESFUERZO DEL OTRO
Tenemos que pedir disculpas o reconocer errores de forma adecuada. Esta misma autenticidad también conlleva elogiar intencionadamente el esfuerzo de la otra persona. Y aquí es muy importante expresar y compartir los sentimientos.

9. DECIR “NO” CUANDO REALMENTE QUEREMOS DECIR NO
A menudo nos sentimos culpables o egoístas cuando rechazamos hacer algo por el otro, pero tenemos derecho a poder decir que no a algo que no queremos hacer. No tenemos la obligación de llegar a todo. La asertividad pasa por decir no cuando realmente queremos decir no.

10. DECIR LAS COSAS POSITIVAS
Igual que expresamos las críticas, tenemos que expresar las cosas buenas que hace el otro, especialmente si son conductas que hemos pedido previamente. Esto reforzará la conducta y la otra persona valorará que nos damos cuenta y lo expresamos. También podemos dar las gracias en ciertos momentos, sobre cosas que damos por sentado y no solemos agradecer.

La forma en que nos comunicamos con nosotros mismos es muy importante y tiene mucho poder sobre nosotros tal como explico en este otro artículo, pero la forma en que nos comunicamos con los demás determina nuestras relaciones interpersonales, y por lo tanto, la calidad de nuestra vida diaria.

Y si nos comunicamos poniendo atención a lo que decimos, a como está la otra persona, en cuál es el impacto que tendrán nuestras palabras, nos comunicaremos de forma más consciente y efectiva.

No hay comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?

La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin...

Cómo cambiar hábitos con la PNL (programación neurolingüística)

Un hábito es una costumbre interiorizada, que hace referencia a acciones cotidianas o a patrones de conducta....

14 hábitos de las personas que gestionan mejor el estrés y la ansiedad

Generar un hábito requiere paciencia y constancia, aunque la ventaja es que una vez adquirido, ya es más fácil...

8 claves para desarrollar la paciencia y saber esperar serenamente

Cultivar, desarrollar la paciencia, saber esperar serenamente, se ha convertido en un reto extraordinario actualmente, y en...