CaEs

Autoestima y búsqueda de empleo


por Roser Claramunt, 09-12-14 en Blog de Roser Claramunt, Reinventarse / emprender.

autoestima-regar planta-Kaizen SingularAl perder el empleo o al llevar un largo tiempo en búsqueda de empleo, sin conseguir los resultados esperados, hace que mantener un nivel de autoestima óptimo, sea en algunos casos, un verdadero reto.

La autoestima es la valoración y percepción que tenemos de nosotros mismos. Es lo que creemos que somos, y dicha imagen mental que una persona tiene de sí misma está muy influenciada por el tipo de interacciones con otras personas y las experiencias vividas, con un impacto más fuerte durante la infancia.

Más allá del impacto de estas interacciones y experiencias a lo largo de nuestra infancia, hoy me centraré en el nivel de autoestima durante el proceso de búsqueda de empleo, en un complejo y cambiante contexto como el actual. Ya que mantener un buen grado de autoestima es clave para mantener la confianza y ser perseverantes con los objetivos que nos hayamos propuesto.

Algunos pensamientos que pueden surgir y que son enemigos de una autoestima sana, son pensamientos distorsionantes de la realidad, catastrofistas y generalizadores, elaborando un diálogo interior negativo con frases del tipo: “con la crisis que hay me será imposible encontrar trabajo”, “con la edad que tengo, no voy a conseguir nunca más un trabajo”, “no conseguiré ninguna entrevista porque hay muchas personas mejores que yo”, “ahora ya no es como antes, necesitas saber de todo, yo no valgo para esto”.

Y es totalmente natural y humano que esto suceda. Lo más importante, no obstante, es tomar conciencia de ello y aceptar que puede ocurrirnos a cualquier persona, ya sea de forma puntual o más prolongada.

Una baja autoestima es uno de los peores enemigos en cualquier momento, y en un proceso de búsqueda de empleo, todavía más. Explicaremos 10 cosas que podemos hacer para mantener en forma nuestra autoestima, durante este proceso de búsqueda de empleo, serían:

  1. Cambiar el objetivo y centrar la energía y tiempo en lo que depende de nosotros: pasar del “he de encontrar un trabajo” a “quiero conseguir el máximo de entrevistas posibles”. Este es un punto clave, y más en el contexto actual. Si nos centramos en la primera hay muchas cosas que no dependen de uno mismo (muchos candidatos, pocas ofertas, valores del seleccionador, salarios bajos, etc). En cambio si nos centramos en la segunda, ahí tenemos un margen mayor de actuación, y probablemente podremos prepararnos mejor en muchos aspectos.
  2. Reformular los pensamientos y el lenguaje que utilizamos en términos positivos y prácticos.  Ser positivos no nos va a asegurar un trabajo ni más entrevistas, ser negativos tampoco nos garantiza nada. Por tanto, ¿por qué no probar con pensamientos y lenguaje más positivo?
  3. Identificar los frenos y transformarlos en positivo. Analizar las fortalezas y las debilidades, para actuar en consecuencia y/o preparar argumentos sólidos.
  4. Formarnos en aquello que detectamos nos frena conseguir un empleo. En paralelo con la búsqueda de empleo. Si es el inglés, buscar fórmulas innovadoras y gratuitas (afortunadamente, en el mundo actual, hay muchas más opciones que ir a una academia). Si es otro aspecto, buscar fórmulas o ayuda / asesoramiento a personas cercanas.
  5. No compararnos con los demás de forma negativa. Si lo hacemos que sirva para inspirarnos, para ver qué ha hecho para conseguir lo que queremos conseguir, no para quejarnos o sentirnos mal (es un pensamiento inútil que no nos sirve de nada). Los otros candidatos no son mejores que tú, en cualquier caso, son distintos, y si llegas a la entrevista, puedes demostrar tu valía, independientemente de lo que conste en tu perfil (como experiencia o formación).
  6. Hacer voluntariado. Es una forma de estar activo, de relacionarte con otras personas, de que te conozcan y puedan dar referencias más adelante, de aprender, y sobretodo, de dar lo mejor de ti y sentirte útil. Es una de las mejores vitaminas para la autoestima.
  7. Potenciar y crear red de contactos (el famoso “networking”). El relacionarnos con nuevas personas, nos amplía posibilidades y oportunidades, además de aportarnos nuevas experiencias.
  8. Vivir los “noes” como aprendizaje, más que como un fracaso. Recopilar preguntas que nos han hecho en una entrevista, preparar un guión de posibles preguntas para futuras entrevistas, de forma sistemática, te ayudará a estar más preparado/a, a sentirte con mayor seguridad y a entrar a las siguientes entrevistas con mayor confianza.
  9. No culpabilizarnos ni culpabilizar a los demás. No sirve mucho más que para descargar la rabia o intensificar el malestar. En cualquier caso, es mejor intentar canalizar la queja / protesta a través de organizaciones o asociaciones civiles para ejercer presión y exigir cambios sociales y económicos. Es decir, centrando la energía de nuevo, en aquello que depende de nosotros, y actuando en consecuencia.
  10. Practicar hábitos saludables. Físicos y mentales. Hacer ejercicio físico de forma regular (caminar, correr, pasear) eleva el nivel de serotonina en el cerebro, y alimenta de forma automática y natural nuestra autoestima, haciéndonos sentir mejor. Diversos estudios científicos corroboran que entrenar los pensamientos positivos es un hábito saludable para el cerebro.

Como decía el científico y Nobel, Ramón y Cajal, “somos escultores de nuestro propio cerebro”. Y en un proceso de búsqueda de empleo, en un mundo tan cambiante como el actual, pienso que es clave conocer, preparar y confiar en nuestras capacidades y habilidades. Y cuidar nuestra autoestima como cuidamos nuestras plantas preferidas.

Artículo escrito por Roser Claramunt,  para @kaizensingular

Si te ha gustado, compártelo o deja un comentario. Gracias.

No hay comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



10 estrategias para dejar de procrastinar y reducir el estrés

Utilizar estrategias para dejar de procrastinar nos ayudará a reducir el estrés.  La procrastinación es el hábito de retrasar...

¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?

La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin...

Cómo cambiar hábitos con la PNL (programación neurolingüística)

Un hábito es una costumbre interiorizada, que hace referencia a acciones cotidianas o a patrones de conducta....

14 hábitos de las personas que gestionan mejor el estrés y la ansiedad

Generar un hábito requiere paciencia y constancia, aunque la ventaja es que una vez adquirido, ya es más fácil...