CaEs

Atreverse a salir de nuestra zona de confort


por Roser Claramunt, 28-02-13 en Blog de Roser Claramunt, Psicología / Coaching con PNL.

salir zona confort-KaizenSingularAlguna vez he escuchado que uno se siente viejo cuando tiene más historias para contar que proyectos.  Es evidente que la edad nos puede limitar a nivel físico para hacer según qué cosas. Pero demasiado a menudo, utilizamos la edad y, otras excusas, como freno para no hacer cosas, proyectos o cambios que queremos.

Jonas Salk, el descubridor de la vacuna contra la poliomielitis, y cuyos derechos regaló a la Humanidad, dijo una vez que “Nuestra mayor responsabilidad es ser buenos antepasados”.   Por eso, es importante no conformarnos ni resignarnos cuando algo no nos gusta o no es como queremos. Quizá la primera vez que intentemos hacer algo distinto no tengamos resultados, quizá a la segunda tampoco… seguro que en algún momento sucede el “clic”, para dar la vuelta a las cosas, para encontrar otro camino, para romper con el famoso “siempre se ha hecho así”, “siempre ha sido así”, “esto es imposible”, “yo no puedo”.   Einstein nos recordaba que “si queremos resultados distintos, no podemos hacer siempre lo mismo”.

Para hacer un cambio, antes debemos imaginarlo y luego, atrevernos a probar. ¿Cómo si no, se habría inventado el fuego en la prehistoria, habríamos llegado a  la Luna, hubiéramos inventado la penicilina, habría caído el muro de Berlín, y un largo etcétera?.    La especie humana es la única que tiene la capacidad para imaginar y creer que las cosas pueden ser distintas, que se puede innovar.

Heráclito decía que no podemos bañarnos en el mismo río… porque todo fluye. Por eso no podemos quedarnos en la orilla esperando, por miedo o por comodidad.  Tanto hacer como no hacer algo que queremos hacer o que nos gustaría hacer, es una elección que tiene consecuencias en nuestra vida.  Muchas veces nos preguntamos, qué habría pasado si hubiera hecho tal cosa o tal otra.  Lo que somos, es el resultado de las distintas elecciones que hacemos a lo largo de nuestra vida.

A menudo, esperamos a que llegue el momento oportuno, cuando, si somos sinceros con nosotros mismos, nos daremos cuenta que este momento oportuno no existe.   Debemos provocarlo, debemos crear una situación para que este momento oportuno exista.  Y, con frecuencia, lo que hacemos es justo lo contrario:  buscamos argumentos “racionales” para postergarlo, buscamos excusas  –yo no sirvo para esto, esto es difícil, ahora tengo otras prioridades, mi familia no lo entendería, no tengo tiempo, no tengo dinero,…- . Debemos sustituir la excusa por la motivación, sustituir el pensamiento centrado en el esfuerzo por el pensamiento centrado en el beneficio. Como contaba en el articulo sobre autoliderazgo en un giro profesional,  un proverbio árabe dice que  “el mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años, y el segundo mejor momento es hoy”.

Esto es fácil decirlo y parecer complicado ponerlo en práctica, pero no es imposible.

Y es que para atreverse a probar, necesitamos salir de nuestra zona de confort.   Nuestra zona de confort, concepto muy ligado a los procesos de coaching, implica nuestro conjunto de límites físicos o psicológicos.  Es todo aquello que nos es familiar, donde nos sentimos seguros, protegidos en nuestra vida actual, donde nos dejamos llevar por nuestro piloto automático, es nuestro camino trillado.  Todo lo que está fuera de esta zona, nos incomoda, nos parece difícil, nos genera tensión y ansiedad.  Y esto es debido al miedo a lo desconocido.  Cuando nos atrevemos a expandir esa zona de confort generamos nuevas alternativas, progresión, aprendizaje, satisfacción, renovación y energía.

¿Cómo podemos aumentar nuestro nivel de atrevimiento y salir de nuestra zona de confort?

La forma en que vemos el mundo, nuestro mundo, es únicamente una interpretación que hace nuestra mente.  Por eso, podemos imaginarnos en cómo seríamos si saliéramos de esa zona. Podemos imaginarnos en cómo nos sentiríamos si logramos lo que queremos.  Podemos imaginarnos haciendo cosas que nos acerquen a nuestro objetivo.  Atreviéndonos a cruzar esta frontera entre nuestra zona de confort y lo que nos espera.  Y probar.

Os dejo con unas ideas para “atrevernos a” y, con algunas preguntas que podemos hacernos en clave de coaching:

1. Selecciona y filtra lo que escuchas

  • ¿eso que me dicen, me lo creo?, ¿realmente lo creo así?
  • ¿qué es exactamente lo que me preocupa sobre el qué dirán?
  • ¿si no lo he probado todavía, cómo sé que no va a funcionar?
  • ¿qué tengo o hago distinto respecto los que ya lo han probado?,  ¿qué tengo en común?

2. Céntrate en soluciones en vez de quejarte

  • ¿qué puedo hacer distinto para conseguirlo?
  • ¿qué me lo impide?
  • ¿qué he hecho hasta ahora para cambiar esta situación?
  • ¿cuándo y cómo lo voy a hacer a partir de ahora?

3. Elige rodearte de personas positivas

  • ¿y si lo hablo con personas que sé que son optimistas?
  • ¿qué me diría ese profesor/a que hace años me animó a que hiciera un cambio, a que persiguiera mi sueño?
  • ¿cómo sonaría reformular lo que me dicen en positivo?
  • ¿quién me puede ayudar o acompañar en este camino?

 4. Sé proactivo, empezando por pequeñas cosas

  • ¿qué es lo peor que podría pasar si lo hago?, ¿y si no lo hago?
  • ¿qué me aportará hacer este cambio?, ¿cómo me sentiré?
  • ¿de qué forma podria hacerlo gradual?
  • ¿qué otras cosas habría que cambiar previamente?
  • ¿cuál sería el primer paso?

5. Dedica un tiempo al día a tu proyecto o reto

  • ¿a qué dedico mi energía diaria?, ¿cuánto tiempo a qué?
  • ¿qué dejo de hacer cada día, para dedicar una hora a lo que quiero conseguir?
  • ¿qué es lo que me dará fuerzas y energía para atreverme con ello?

Y ahora, te pregunto ¿Qué vas a hacer hoy para salir de tu zona de confort?, ¿Qué vas a hacer hoy que te permita decirte “me siento orgullosa/o de haberme atrevido a probarlo”?, ¿qué vas a hacer hoy para acercarte un poco más a tu sueño?

Artículo original escrito por Roser Claramunt (@kaizensingular)

 

¿PARTICIPAS?
¿Qué pensamientos te ayudan a salir de tu zona de confort?,  ¿Qué estrategias son las crees que pueden impulsar más al atrevimiento?
COMPÁRTELO
4 Comentarios


4 respuestas a “Atreverse a salir de nuestra zona de confort”

  1. wilfredo dice:

    yo ya me atrevi y tu

  2. Susana Vicente Pérez dice:

    Buf!! Yo tengo que ampliar mi zona de confort ya! El otro día me hicieron una reflexión interesante…. Siempre que pedimos opinión sobre algo a un amigo, solemos hacerlo a amigos que piensan más o menos como nosotros, nunca lo haremos a alguien que sabemos que va a opinar algo que no nos va a gustar, y esto lo sabemos de antemano muchas veces. Así que me sugirieron pedir o acercarme a gente que difiera en la manera de pensar a mi, que aunque no me gustara lo que iba a escuchar, eso me haría aprender más y darme cuenta de otras perspectivas. A lo mejor, sería una de las primeras cosas que haría para conseguir hacer cambios e impulsar más el atrevimiento.

    • Gracias Susana por tu comentario. Es verdad, a veces son las personas que opinan distinto las que nos hacen plantear las cosas de otro modo, y nos permiten activarnos para salir de nuestra zona de confort. Ánimo con ello, estoy convencida que te ayudará a conseguir los cambios que quieres. Un abrazo, Roser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



10 estrategias para dejar de procrastinar y reducir el estrés

Utilizar estrategias para dejar de procrastinar nos ayudará a reducir el estrés.  La procrastinación es el hábito de retrasar...

¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?

La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin...

Cómo cambiar hábitos con la PNL (programación neurolingüística)

Un hábito es una costumbre interiorizada, que hace referencia a acciones cotidianas o a patrones de conducta....

14 hábitos de las personas que gestionan mejor el estrés y la ansiedad

Generar un hábito requiere paciencia y constancia, aunque la ventaja es que una vez adquirido, ya es más fácil...