CaEs

7 mitos falsos sobre la meditación Mindfulness · Roser Claramunt



7-falsos-mitos-Mindfulness-Roser-Claramunt

Hoy quiero desmontar algunas de las creencias o falsos mitos sobre la meditación Mindfulness con los que me encuentro a menudo en los cursos de Mindfulness que imparto, y que pueden confundir a las personas principiantes. Muchos de ellos los tuve yo misma en su momento, antes de que el Mindfulness formara parte de mi vida.

Espero que conocer estos falsos mitos te pueda ayudar, tanto si no conoces el Mindfulness como si te estás planteando practicar e incorporar el Mindfulness a tu vida.

1. No es dejar la mente en blanco ni eliminar los pensamientos. Es observar lo que surge.
Es entrenar la mente en «darte cuenta» de que ha llegado un pensamiento, una sensación, una imagen… observarlo sin juzgar ni rechazar, y de forma intencionada elegir regresar la atención a un punto concreto: a la respiración, sensaciones, estímulos… según sea nuestro punto de focalización elegido al iniciar cada práctica.

2. No es misticismo ni relajación. Es entrenar la atención.
Es una meditación laica para entrenar la mente, con fundamentos científicos, y permite fortalecer el «músculo de la atención» para observar lo que nos pasa dentro y lo que ocurre fuera, con mayor perspectiva. La relajación es una consecuencia, no es el objetivo de la práctica.

3. No es sólo meditar, es una actitud.
Va más allá de la meditación formal. Hablamos de meditación formal cuando nos sentamos a meditar de forma intencionada y dedicarle un tiempo determinado. Más allá de los momentos de práctica de meditación, implica una actitud ante la vida: con intención amable, consciente, compasiva, curiosa, sin juicios, con aceptación y con confianza.

4. No es una «solución» milagrosa para todo ni para todas las personas.
La meditación es muy beneficiosa para una mente sana y equilibrada, tal como ha demostrado la ciencia y, como puede constatar cualquier persona cuando se practica con regularidad.
Hay situaciones donde es necesario combinarla con otras disciplinas psicológicas cognitivas o terapéuticas, a través del acompañamiento de un/a profesional. En algunos casos es muy aconsejable como complemento, y en otros, puede no serlo. Si actualmente estás en tratamiento psicológico o psiquiátrico, es importante que confirmes si es adecuado con tu psicólogo o psiquiatra actual.

5. No es negar o controlar las emociones. Es observarlas y aceptarlas.
A través del Mindfulness, aprendemos a observar lo que sentimos, sin negarlo y a partir de ahí, poder decidir cómo queremos o podemos actuar. Nos ayuda a mejorar la autoregulación emocional, gracias a un mejor dominio de nuestros pensamientos.

6. No es un esprint. Es una carrera de fondo y requiere paciencia.
Si bien, cada vez que hacemos una práctica de meditación Mindfulness, nos produce sensación de bienestar y relajación, y además, está comprobado científicamente que tiene un efecto beneficioso durante unas horas más en nuestro estado anímico y mental, para que realmente tenga beneficios profundos en el cerebro y en nuestra forma de responder a las situaciones inesperadas o estresantes, es necesario practicar todos los días. Idealmente, entre 15 y 25 minutos. Parece fácil y no lo es, ya que requiere un esfuerzo. Exactamente igual que en el ejercicio físico, la clave de sus beneficios está en la práctica regular.

7. No es vivir en modo “happy flowers”. Es aceptar la vida tal y como es.
Con cosas buenas y cosas menos buenas. Es aprender a aceptar lo que no podemos cambiar, y centrar nuestra atención en lo que sí podemos. Es aprender el arte de vivir conscientemente, con mayor perspectiva, para poder enfrentrarnos de una forma más serena ante los retos que inexorablemente nos traerá la vida. La práctica del Mindfulness nos prepara para no reaccionar negativamente ante las adversidades.

Cuando empezamos a meditar, es normal que surjan dudas (yo también pasé por ello). Saber qué podemos esperar y qué no, trabajar las expectativas, etc. puede ayudar muchísimo a lograr que no abandonemos la práctica, y vayamos incorporándola como un hábito, con constancia, y notar sus extraordinarios beneficios.

Si tienes cualquier duda sobre cómo y cuándo practicar Mindfulness, cualquier sensación que te genera su práctica, etc. quizá puedan ayudarte estas preguntas frecuentes o, puedes escribirme directamente y te responderé personalmente.

_____

Roser Claramunt

Como psicóloga, coach, mentora y formadora, entreno a personas, equipos y organizaciones que quieren desarrollar las habilidades personales, el liderazgo humano y el bienestar emocional, a través de formaciones grupales y sesiones individualizadas.
Cuento con más de 10 años de experiencia como mentora y formadora y más de 20 dirigiendo equipos en el ámbito corporativo. 

Si crees que puedo ayudarte, ponte en contacto conmigo.
Si te ha gustado esta entrada,  comenta qué te ha aportado o compártela. 

¡Gracias por tu atención y tu tiempo!

No hay comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



7 mitos falsos sobre la meditación Mindfulness · Roser Claramunt

Hoy quiero desmontar algunas de las creencias o falsos mitos sobre la meditación Mindfulness con...

Nadie es perfecto: Cómo gestionar el perfeccionismo en 3 pasos | Roser Claramunt

¿Cómo gestionar el perfeccionismo?. Nadie es perfecto o perfecta. Y, no obstante, nos...

No te rindas, poema anónimo erróneamente atribuido a Mario Benedetti | Roser Claramunt

«No te rindas» es un poema anónimo que en diversas publicaciones se ha atribuido erróneamente a Mario Benedetti.  De...

Teletrabajo con hijos en casa: Cómo maximizar rendimiento y convivencia | Roser Claramunt

Maximizar productividad y a la vez una buena convivencia, haciendo teletrabajo con hijos a casa, es...