CaEs

10 hábitos para mejorar la comunicación y evitar conflictos de pareja


por Roser Claramunt, 07-04-14 en Blog de Roser Claramunt, Psicología / Coaching con PNL.

Respeto mútuo y buena comunicación

Respeto mútuo y buena comunicación

Cada desacuerdo puede ser una oportunidad para cambiar hábitos, mejorar la comunicación y evitar conflictos de pareja. Los conflictos son naturales y forman parte de la humanidad.

Estos son algunos de los hábitos que utilizan las parejas que disfrutan de una buena comunicación y minimizan sus conflictos, y que se trabajan en procesos de coaching para parejas, cuyo objetivo es mejorar la comunicación y convivencia.

1. No centrarnos en lo negativo, sí cambiar el foco de atención

Tomar conciencia de lo que nos gusta de la otra persona, de lo que nos une, en vez de centrarnos en lo que nos diferencia.   Diversos estudios avalan que la atención es selectiva (nos fijamos en determinadas cosas en detrimento de otras, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello).

2. No quejarnos, sí transformar quejas en peticiones

Es necesario explicar claramente qué sentimos y qué queremos o esperamos de la otra persona. No podemos pretender que la pareja adivine nuestras necesidades o pensamientos.

Practicar las comunicaciones del “yo”:  “Yo me siento ___ cuando ___ porque___ y a partir de ahora prefiero/necesito que hagas / digas___”

3. No a las críticas destructivas, sí a las críticas constructivas

Incluyen una crítica en medio de dos frases positivas, lo que en psicología se denomina la “técnica sandwich”.

Se trata de expresar una frase en positivo, una frase con nuestra crítica y una frase en positivo, diciéndolas todas seguidas, sin pausas.   Por ejemplo, “Me gusta cuando me ayudas a preparar la comida, y me siento mal cada vez que te quedas navegando por internet y apareces  en la mesa justo en el momento de empezar a comer.  Me encantaría compartir los momentos de preparación.”

4.  No intentar convencer, sí practicar la empatia, expresar y preguntar por los sentimientos

A veces cuando damos nuestra opinión o argumentos sobre temas, buscamos convencer a la otra persona para que cambie, piense o haga lo que queremos…. Preguntar “cómo lo ve la otra persona”, “cómo se siente” o “qué necesita de nosotros” nos ayudará a entender a la otra persona desde otra perspectiva.  Empatizar implica ponerse en el lugar de la otra persona, sin juzgar, con la intención de entenderla y de reconocer sus emociones.

Sustituir el “tenemos que hablar”, que puede ser percibido como una amenaza,  por un “¿Tendrás un momento esta tarde o mañana para hablar de …. ?, concretando explícitamente el tema que queremos tratar.

5. No alargar las discusiones o conversaciones sobre temas recurrentes, sí cerrar capítulos y expresar necesidades

Evitar volver a sacar los mismos temas, sin tomar ninguna decisión conjunta con enfoque a soluciones.  Evitar mezclar varios temas en una misma discusión. Si sabemos que vamos a hablar de un tema que va a generar discusiones interminables, marcar un tiempo límite.  Si tenemos posiciones o posturas distintas, buscar las necesidades e intereses comunes que hay detrás.

6. No interpretar, sí preguntar abiertamente

Preguntar sin juzgar.  Debemos evitar el interpretar las frases, pensamientos o señales no verbales, conductas de la otra persona.   Si no preguntamos abiertamente, no podemos inducir lo que piensa, o porqué ha actuado de una forma concreta la otra persona. Cuando preguntemos, escuchemos activamente, asintiendo, parafraseando y contrastando lo que hemos entendido.

7. Ni críticas destructivas ni amenazas ni insultos, sí lenguaje positivo y respetuoso

La pareja no tiene la responsabilidad de nuestra felicidad.  Una pareja es para compartir, y no nos obliga a quedarnos con ella. Por eso, deberíamos cambiar el “cada día le soporto menos” por el “hoy elijo estar con ella”. Tomemos conciencia de nuestra responsabilidad en una situación determinada. Criticar de forma humillante, insultar y amenazar a la pareja sólo hará la bola de nieve más grande, y restará felicidad día a día.

8. No discutir sobre los mismos temas, sí negociar y pactar pequeños cambios

Hacerlo de forma gradual y realista, de forma recíproca, acordando qué puede aportar o cambiar cada miembro de la pareja, y con plazos concretos.  Recordemos las palabras del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry : “Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección”.

9.  No reiterar el pasado, sí hablar sobre el presente y el futuro

Evitar sacar “los trapos sucios” y recordar constantemente a la otra persona qué es lo que hizo que no nos gustó o sentó mal hace mucho tiempo. Si algo nos sienta mal, es mejor aclararlo en un tiempo breve (al dia siguiente, por ejemplo).    Los conflictos o desengaños del pasado no los podemos cambiar, y son muy tóxicos para una buena comunicación de pareja.  Sí podemos aceptarlos, y decidir qué necesitamos para cerrar el capítulo y empezar uno nuevo, mirando qué podemos hacer nosotros o necesitamos pedir a la otra persona, de ahora hacia adelante.   Hablar más del presente y planificar proyectos conjuntos.

10. No centrarse en el resultado, sí en el progreso de una carrera de fondo

Es ilusorio pensar que los conflictos de pareja se pueden solucionar después de una sola conversación o con actos puntuales (regalos, hacer un día algo que sabemos que a la otra persona le gusta, …).  Hay que ir cuidando las conversaciones, los gestos, los detalles y muestras de cariño con la pareja, de forma diaria, igual como cuidamos nuestro jardín preferido. Tomando conciencia del progreso que estamos haciendo y que nos acerca al resultado que buscamos, igual como si nos entrenáramos para una carrera de fondo.

Como nos decía H.Jackson Brown, “Los hombres y las mujeres a veces descubren que es difícil encontrar a la pareja deseable. Puede ser cierto. Pero hay otro componente en la situación: no es suficiente encontrar a la persona adecuada, nosotros debemos ser la persona adecuada”. Y es que si queremos ver cambios en la otra persona, primero debemos cambiar nosotros.

4 Comentarios


4 respuestas a “10 hábitos para mejorar la comunicación y evitar conflictos de pareja”

  1. Interesantes puntos. Nos parecen muy útiles para sugerirles en terapia de pareja y prácticarlos poco a poco y como acuerdos.

  2. Hola Roser:
    Que importante esas palabras que dices: “Cada desacuerdo puede ser una oportunidad para cambiar hábitos, mejorar la comunicación y evitar conflictos de pareja”
    Si mantenemos presente que el que grita y lanza improperios no dice mal a quien se le dice sino de quien slaen, ademas en los momentos acalorados lo unico que conseguimos es undirnos en el lodo.

    Asi que respira hondo, retirate de la discusion y cuando estes calmado, habla con paz, tranquilidad y con el amor de por medio.

    Recuerda el ♥AMOR todo lo puede.
    Gracias por tan buen artículo y acertado a la vez, se que va a ser de mucha ayuda a los que lo leemos y sobre todo para ponerlo en practica en la vida de parejas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.



10 estrategias para dejar de procrastinar y reducir el estrés

Utilizar estrategias para dejar de procrastinar nos ayudará a reducir el estrés.  La procrastinación es el hábito de retrasar...

¿Cómo practicar la asertividad en casa, con la pareja o en familia?

La asertividad es una habilidad comunicativa que se puede entrenar. Y consiste en auto afirmar lo que pensamos, sin...

Cómo cambiar hábitos con la PNL (programación neurolingüística)

Un hábito es una costumbre interiorizada, que hace referencia a acciones cotidianas o a patrones de conducta....

14 hábitos de las personas que gestionan mejor el estrés y la ansiedad

Generar un hábito requiere paciencia y constancia, aunque la ventaja es que una vez adquirido, ya es más fácil...